lunes, 9 de marzo de 2009

Dicen niñas de Santiago son traidas a prostíbulos en Haina

SANTIAGO, República Dominicana.- A la caza de hermosas niñas, adolescentes y mujeres jóvenes, al menos dos proxenetas visitan con frecuencia el barrio Cienfuegos, de Santiago, según el testimonio de cinco menores y de las averiguaciones del Núcleo de Apoyo a la Mujer. Un hombre conocido como Melvin trae las chicas a un prostíbulo en Haina, confirmaron dos adolescentes entrevistadas por el periódico CLAVE.

Seguir leyendo...
Otra proxenetas identificada como Amalfi, a quien acusan de trata de personas entre Santiago y San Cristóbal es buscada por la Fiscalía y las autoridades policiales de Santiago desde hace seis meses, confirma la magistrada Yeny Berenice Reinoso.
Sarah Cepín, del Núcleo de Apoyo a la Mujer, coordinadora del programa “Erradicación de la explotación sexual comercial en Cienfuegos”, explica que ofrecen apoyo psicológico a unas 50 niñas y adolescentes que han sido prostituidas en Santiago, San Cristóbal, Puerto Plata y Haina.
Prácticamente todas han sido inducidas por proxenetas, entre los que sobresale la figura de Amalfi, quien, a juicio de Cepin, ha demostrado tener mucho poder y se supone que también domina parte del negocio sexual en la costa norte.
En Cienfuegos los proxenetas actúan de forma pública. De hecho, la joven de 16 años que fue prostituida en San Cristóbal, cuenta que Amalfi la abordó en la mañana, mientras su mamá trabajaba.
El programa que desarrolla el Núcleo de Apoyo a la Mujer contempla un plan de prevención en el que están inscritas otras 50 niñas y adolescentes a las que se les da seguimiento para evitar que sean prostituidas. Estas niñas ya han recibido propuestas de proxenetas, quienes se acercan a ellas "ofreciéndoles trabajo”.
Los trabajos de Santiago, y los de la Fundación de San Cristóbal son patrocinados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), como parte de su proyecto de “Erradicación de las peores formas del trabajo infantil".
)Amalfi, una mulata trigueña de mediana edad que recorre en una yipeta verde las calles sin asfalto y los callejones de Cienfuegos, un barrio de obreros y trabajadores informales, es acusada de trasladar adolescentes y niñas de Santiago a San Cristóbal para prostituirlas en burdeles-bares.
"Ella me dijo, vámonos para allá, si quieres trabajar. No me metió cuento, yo sabía a lo que iba, pero ella no me dijo del peligro que había...", cuenta una adolescente de 16 años, madre de un bebé que sostiene en brazos, mientras narra su estancia en el burdel, donde fue prostituida por tres meses, con sólo 15 años de edad.
"Cuando se metían los policías, llevaban a uno huyendo para la tercera planta, porque si no, entonces la mujer tenía que pagar", agrega la chica, que en ocasiones sostenía relaciones con más de tres hombres en una noche y quien fue testigo de agresiones de clientes contra otras muchachas.
A segura que la dueña del negocio donde se encontraba es la propia proxeneta, con a su marido, aunque el burdel es administrado por otra persona a quien las chicas sólo conocen con el nombre de Estefani.
Fuente Clave Digital.

No hay comentarios.: