viernes, 8 de mayo de 2009

Nuestro plato típico es sancocho, no salcocho

Por Raúl Pérez Peña (Bacho)
No es extraño escuchar gente que pregunta si se dice salcocho o sancocho al referirse al plato típico de los dominicanos. La respuesta es sencilla.
Sin complejo de chef, ni presunción de cocinero, hay que comenzar diciendo que la preparación de un sancocho entraña salcochar o hervir sus víveres: plátano, yuca, guineo, ñame, yautía en sus distintos colores, así como otros ingredientes que así lo requieran.

Simultáneamente, muchos prefieren sofreír o saltear las carnes, que rara vez alcanzan la cifra de siete. En el presente, el sancocho de siete carnes es una especie en extinción o extinguida. Seguir Leyendo...

El licuado de la auyama es una fase a la que se apela para imprimirle color al sancocho.
Similar o diferente tratamiento sucede con las verduras, los bollitos de plátano crudo y guayado, el maíz, la batata y otros ingredientes que suelen aparecer.
En síntesis, sancocho es el plato, salcochar o hervir es lo particular con cualquier componente.
Para el sancocho tradicional, el de habichuelas o de guandules, cada maestro tiene su librito y cada quien tiene su receta.

Al fin y al cabo, el gusto de quien cocina, o la preferencia de quien lo pide, deciden el sabor especial de un sancocho. Para entrar en la moda algunos dicen que les gusta el “sancocho light”.
Lo más importante es el reconocimiento del plato en su sitial de preferencia entre los dominicanos.

Por supuesto que para que sea completo el disfrute de un Sancocho hay que acompañarlo con arroz y aguacate.

Mucho mejor si hace un friíto y cae un aguacero o una llovizna.

Las celebraciones se tornan a veces en una demanda unánime de sancocho. De seguro que tras el triunfo de Licey en la Serie del Caribe, muchos seguidores de la enseña azul lubricaron la victoria con un sancocho.

Como expresión auténtica de la gastronomía dominicana, el embrujado plato será nuevamente reconocido en su sitial cimero con el VI Festival Nacional del Sancocho.

1 comentario:

Gustravo Román dijo...

Se puede decir de cualquiera de las dos formas...