jueves, 28 de mayo de 2009

Yulkendy se ha convertido en una amenaza para sus contrincantes y asegura está preparada para vencer

Por Miguel Cruz Tejada

Con apenas 14 años de edad, la estudiante hainera Yulkendy Valdez que llegó a Missouri sin conocer una sola palabra en inglés, se ha convertido en una seria amenaza para cientos de otros educandos de su nivel que cada año compiten en certámenes de deletreo, una práctica que busca anualmente calibrar las habilidades en lectura. La menor que estudia en la Escuela Intermedia Ferguson, se ganó el derecho a estar en las competencias nacionales en las se ha enfrentado a unos 293 competidores. Yulkendy, llegó a Estados Unidos hace sólo 4 años desde la República Dominicana.
Seguir leyendo...


Su interés y gran empeño en sobresalir y construirse un futuro profesional, la llevó a ganar competencias de deletreo en todo el estado de Missouri.

Asegura estar lo suficientemente preparada para vencer en el concurso. Los 293 estudiantes que compiten es la mayor cantidad en la historia del certamen que comenzó en el año 1946 cuando fue transmitido pro primera vez por televisión nacional.

Amplió su popularidad y aceptación a partir de 1994 cuando la cadena deportiva ESPN tomó los derechos de difundirlo. Yulkendy vive con su madre, hermanos y padre adoptivo y dice que le fue difícil dejar a su país natal, pero que se siente muy contenta y feliz por estar al lado de los suyos y las oportunidades educativas que le brinda Estados Unidos.

Su aprendizaje del inglés comenzó cuando se dedicó a leer docenas de libros y a ver televisión anglófona, lo que la ayudó a abrir el oído y a correcta pronunciación. El primer año que ingresó a su escuela en la ciudad de San Luis (Missouri) escuchó sobre el concurso, trazándose el reto.
Motivada por sus compañeros de clases, amigos y la familia, decidió que podía superar a muchos de los competidores y ha trabajado muy duro para llegar a dominar correctamente todas las palabras del idioma de Shakespeare.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

como hainero me siento orguyoso... pero esta carta no me hace sentir igual: Con todo respeto me dirijo a tan prestigioso medio, porque soy su fiel seguidor y por tanto sé de la calidad de sus opiniones y las características de su altura para informar, razón por la cual cuento con su apoyo para exigir una explicación pública por una situación que me parece desalentadora y rapaz: Unos familiares míos que pertenecen a la Policía Nacional, a los cuales, con fines de otorgárseles sus bien ganados ascensos, se les exigió que tomaran, en el mes de febrero, unos cursos intensivos que les acarrearon altísimo gastos extras (inesperados), les separaron de sus familias, de sus actividades de estudios y trabajos parciales que ayudaban al sustento de los suyos, todo eso asegurándoseles que sus ascensos les serían otorgados, ascensos que eran primero por su tiempo reglamentario ya bien cumplido en las filas de la institución; segundo y en menor grado, por las buenas notas alcanzadas en las evaluaciones de esos cursos; viéndose los mismos burlados una vez más por la desorganización reinante en una institución que, como muchas de nuestro país, parece fallarle a muchos de nosotros (fuera y dentro de las filas); encontrándose estos jóvenes con que a muchos de los miembros policiales que tomaron los cursos, no se les reconocieron sus esfuerzos ya que estos han sido obligados a tomar los cursos nuevamente para subsanar el error cometido por la Jefatura de la Policía Nacional y la Secretaria de Interior y Policía, quienes a puertas serradas reconocen ser los culpables de que las evaluaciones se perdieran o el tiempo reglamentario no fuera computado por equivocación, mientras amenazan sublimemente a los afectados si piden acciones para solucionar el problema. Lo que trae más sospechas es el hecho de que muchos de los que están en esa situación tengan en común haber reclamado sus derechos a algún Superior en algún momento reciente de su carrera policial y se le adhiere a eso que a los mismos se les obliga de nuevo a dejar otras responsabilidades para venir desde lugares lejanos del país hacia la capital y de manera muy burlona se les dice que no serán ascendidos aún aprueben de nuevo sus evaluaciones finales, por lo que quedaran retrasados y olvidados por las autoridades responsables de reconocerles sus prestaciones laborales, que es como se entienden las promociones. De manera burda se subestima nuevamente el valor y el esfuerzo del trabajador dominicano por las autoridades apuntadas en su puesto, directa o indirectamente, por no otra razón que la voluntad popular, la cual los familiares de los impedidos para votar volveremos a ejercer muy pronto cobrando las vejaciones a nuestros allegados. Esos jóvenes, según los reglamentos policiales debieron ser ascendidos por tener cumplidos por demás su tiempos y haber aprobado sus exámenes con notas satisfactorias (púes fueron corregidos, en primera instancia, frente a todos). Es nuestro pensar que nadie bajo esa circunstancia merece ser dejado fuera de su bien ganado ascenso, por el hecho de que las instituciones mencionadas no quieran asumir sus errores, desatendiendo su responsabilidad de ascender a quienes lo merecen, dejando la moral y las ganas de trabajo de estas personas completamente minada por el desencanto y otras plagas morales, lo que priva más aún a nuestra sociedad de personas que la protejan, pues nadie en esa situación se sentirá comprometido con su deber, por lo que espero un consejo orientador de su parte de cómo (en bases legales) deberían proceder estos hombres y mujeres para que se les haga justicia, además de un comentario público que logre dignificar su situación. Tomense 5 minutos y hagan uso de la Ley de Acceso a la Información por telefono o correo (para que verifiquen mi denuncia) y luego hagan, por favor, su público comentario.

Junior dijo...

Hola, mi nombre es junior , no me recordaras por mi nombre , pero si por el de mi padre que es Demetrio, sabes , me alegra mucho lo que has progresado , me siento muy contentro y orgulloso de ver otro(a) Hainero(a) echar para adelante , puedes contar conmigo para cualquier patrocinio..